Aula Financiera

Imprimir Imprimir Compartir en Facebook Imprimir Google+ Imprimir Imprimir

Cinco razones para viajar (con) seguro

Viajar con o sin seguro; marcar o no esa casilla al contratar un viaje. La diferencia, si algo sucede y no contamos con él, puede traducirse en miles de euros

Razones para viajar seguro11/07/2016.- Viajar, imaginar el lugar de destino, recorrerlo, disfrutarlo con nuestros amigos o nuestra familia, es uno de los grandes sueños que tenemos y que, la mayoría cumplirán durante los meses estivales. Contratamos el viaje, buscamos información en internet, diseñamos nuestra ruta, compramos entradas, pensamos en qué llevarnos… A la hora de cerrar el viaje, se plantea una pregunta ¿contratar un seguro o no hacerlo? A veces es una decisión que tardamos pocos segundos en tomar; los que nos lleva leer un par de veces el texto que aparece junto a esa casilla en el contrato y pensar “nunca sucede nada”, para decidir no marcarla.

Claro que no siempre es así, pero siguen siendo minoría los turistas españoles que viajan con un seguro, una cifra que oscila entre el 20 y el 30%, según los datos de la firma de asistencia en carretera y viaje RACE y la aseguradora especializada en este sector InterMundial. El II Estudio de Comparación Online del Ahorro, del Rastreator.com señala por su parte que el 17% de los encuestados confesaba “arrepentirse” por no viajar asegurado

Sí, pensamos que nunca va a suceder nada que nos impida disfrutar al máximo el merecido viaje. Pero quizá habría que pensar ¿qué pasará si algo sucede? Porque las consecuencias económicas de algo que puede ser anecdótico como una pequeña lesión o dolencia no serán las mismas si el viaje es por Europa y se dispone de la Tarjeta Sanitaria Europea, que si esto sucede en Estados Unidos, donde cualquier prueba, asistencia u hospitalización debe abonarse, con facturas que pueden sumar miles de euros.

Pensando en lo que podría suceder (pero que esperamos que no suceda) te contamos algunas razones por las que es conveniente viajar con uno de estos seguros, por las circunstancias y situaciones que pueden solucionarte. Por otro lado, ten en cuenta además, que, algunos países exigen un seguro de viaje para poder entrar en ellos.

1.- La asistencia sanitaria, la principal razón. Estás en perfecta salud y deseando comenzar ese viaje. Pero eso no te exime, ni a ti ni a tus acompañantes de algún inconveniente; una caída que acaba en el hospital, una dolencia estomacal, un accidente… Como hemos visto antes, en función del país en el que te encuentres, puede que esto no te suponga además un problema económico, pero también podría convertirse en un auténtico quiebro, si no tienes un seguro. Comprueba que la póliza incluye los gastos de transporte sanitario y la repatriación en caso de enfermedad o –en el peor de los escenarios, que esperemos que no se dé- el fallecimiento.

En función del seguro, se pueden incluir también coberturas complementarias, como, en casos de hospitalización del asegurado, el desplazamiento de un familiar o persona cercana desde el país de origen para poder acompañar a la víctima en estas circunstancias.

2.- Cancelación de viaje.- Son muchas las circunstancias que pueden suceder desde que contratas el viaje hasta la fecha en la que lo inicias y que te pueden obligar a cancelarlo. Contar con este seguro te permitirá recuperar, total o parcialmente, el importe de tu viaje. El seguro puede incluir también la indemnización en caso de cancelación del viaje por culpa de la compañía de transportes o la pérdida de conexiones, independientemente de que reclames tus derechos ante dicha compañía.

3.- ¿Y si tienes que volver antes? Otra circunstancia no deseable, como que le suceda algo a algún familiar, puede hacer que tu viaje se acabe y necesites volver cuanto antes a casa.

4.- La pesadilla que todos tenemos; que se pierda nuestro equipaje o se estropee. Seguro que a ti también se te ha acelerado alguna vez el corazón cuando no veías tus maletas en la cinta de recogida del aeropuerto. El seguro puede ayudarte a localizarlo y compensarte económicamente si, finalmente, no aparece.

5.- La pérdida de documentación, la información sobre visados, documentos y vacunaciones necesarias para viajar a cada país, son otras de las coberturas que pueden ofrecer el seguro de viaje y que contribuirán a hacer más fácil los trámites para tu viaje.

¿Necesitas otras garantías? Existe una amplia variedad de seguros de viaje, casi a medida, en función del destino y las características del viajero: seguros para estudiantes, para viajes en grupo, viajes de aventura, para personas que se desplazan por trabajo…. Por eso, se trata de unas pólizas muy versátiles que se pueden diseñar función de las circunstancias de cada asegurado, el objetivo del viaje, las circunstancias, el destino...

Si vas a contratar un seguro de viaje, no olvides revisar antes tus tarjetas de crédito, las tarjetas de fidelización de las compañías de transporte y también otras pólizas de las que puedas disponer, como un seguro de salud. En ellos puedes tener determinadas coberturas de viaje, lo que te permitirá ajustar tu póliza de viaje sin ‘sobreasegurarte’ y contando con las garantías que precisas.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo! Ayúdanos a difundir la Educación Financiera. Puedes recibir nuestras novedades inscribiéndote en nuestro boletín