Aula Financiera

Imprimir Imprimir Compartir en Facebook Imprimir Google+ Imprimir Imprimir

Tipos de interés, ¿por qué suben o bajan?

El tipo de interés, es decir, el coste que tiene el préstamo del dinero, viene fijado por las autoridades monetarias. ¿De qué depende su subida o bajada?

¿De qué depende que suban o bajen los tipos de interés?07/06/2016.- En las últimas fechas hemos visto y leído en los medios de comunicación cómo el Banco Central Europeo mantiene desde marzo el tipo de interés en un 0,00%. En otras ocasiones se habla de la bajada de estos tipos o de su subida. ¿Por qué sucede esto? ¿Y qué consecuencias tiene en la economía de un país?

Recordemos que el tipo de interés es el responsable de fijar el precio del dinero. Es decir, es el precio que se paga por recibir el préstamo de dicho dinero. Las autoridades monetarias, los bancos centrales, y en el caso de la UE, el Banco Central Europeo, son quienes establecen ese tipo, dado que son la máxima autoridad para expedir dinero. El Banco Central lo presta a las entidades financieras, que a su vez, lo prestan a particulares o empresas (aplicando un interés superior al oficial).

Los tipos de interés son uno de los mecanismos que los bancos centrales tienen para controlar la economía de una zona o un país y también su inflación. ¿Cómo lo hace? El tipo de interés que fija un Banco Central será el que deberán pagar los bancos que le solicitan dinero y, repercute directamente en quienes piden dinero a estos últimos. Por tanto, las subidas o bajadas de los tipos de interés inciden en cada elemento de esa cadena y por tanto, en la economía en general.

Si el Banco Central sube los tipos de interés, aumenta el precio de los préstamos que realizarán los bancos y bajará la demanda. Por el contrario, si bajan los tipos de interés, también los préstamos bancarios son más accesibles, aumenta la demanda y puede ser una medida para reactivar la economía, por ejemplo en momentos de crisis.

Además de modificar los tipos de interés de forma directa, los bancos centrales pueden influir en estos tipos de forma indirecta, a través de la liquidez del dinero que ponen en el mercado. Es decir, si el Banco Central pone a disposición de las entidades financieras una cuantía inferior a la demandada provocará que el precio del dinero, los tipos de interés, se incremente; y lo hará sin fijarlo previamente, sino incidiendo en el mercado.

La subida de los tipos de interés es una medida que se toma, principalmente, para contener la inflación. Si los precios se elevan, especialmente en épocas de crecimiento económico, el Banco Central Europeo sube los tipos de interés para frenar una subida de los precios.

Por el contrario, y tal y como sucede ahora, una situación de crisis económica o de débil recuperación motiva la bajada de los tipos de interés con el objetivo de reactivar dicha economía y mejorar la financiación de familias, particulares y empresas.

¿Cuáles son las principales consecuencias de esa bajada?

  • Como hemos visto, la financiación se vuelve más accesible. Así, las empresas podrán obtener recursos para realizar nuevas inversiones. Esto puede motivar mayor volumen de trabajo y de contratación y también, en algunos casos, expansión al exterior, lo que incide a largo plazo en la balanza comercial del país. Si crecen los beneficios de las empresas también lo hace el de sus acciones.
  • Las hipotecas, la bajar el tipo de interés, reducen sus cuotas (en función de las condiciones pactadas), lo que alivia la economía de los ciudadanos. También pueden obtener financiación más accesible, factores que pueden llevar a impulsar la economía. Aunque también puede suceder que, por el contrario, y debido a las circunstancias vividas, opten por ahorrar y no potenciar el consumo, en previsión de lo que pueda suceder.
  • Por otro lado, la moneda, con menores tipos de interés, se devalúa y obtiene menos rentabilidad en el mercado.
  • Al igual que la bajada de tipos de interés abarata los préstamos también hace que los productos de ahorro (que también tienen como referente estos tipos) vean reducida su rentabilidad.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo! Ayúdanos a difundir la Educación Financiera. Puedes recibir nuestras novedades inscribiéndote en nuestro boletín